Los mitos sobre el éxito

Seguro que quieres tener éxito. Está muy de moda eso del éxito, aunque cada uno tenemos una imagen mental distinta sobre lo que verdaderamente significa. Pero, si vives en una sociedad occidental, podemos resumir la visión más extendida del éxito en una frase: ten una vida digna de ponerla en Instagram. Esto significa que debes ser un profesional exitoso, que gane dinero y se le dé bien su trabajo. Probablemente eres atractivo, vistes bien y tienes un buen coche, o vas en una bici chula. Los complementos materiales del éxito son infinitos: el último iphone, un mac (apple ha hecho bien su trabajo), una casa bonita cerca de la playa o en la montaña, quizá un ático…, miles de seguidores en redes sociales, una pareja a tu altura y puede que unos hijos guapos que tocan algún instrumento. Y viajar, que no falte, viajar mucho para conocer distintas culturas y venir “transformado” por tu experiencia aventurera. En fin, vida de anuncio. Sin embargo, las investigaciones sobre felicidad apuntan a que las circunstancias externas tienen un peso bastante pobre sobre nuestro bienestar, sobre todo a partir de cierto punto. Cuando las necesidades básicas se encuentran cubiertas (refugio, comida y poco más), el aumento de ingresos no genera grandes cambios en nuestra felicidad. De hecho, en los países más desarrollados, el aumento de la renta per cápita en los últimos cincuenta años no hizo más que crecer, mientras que el aumento del bienestar se estancó y sufrió pocas variaciones. Te estoy viendo ya decirme: si, Antonio, lo que tú digas, el dinero no da la felicidad, vete con tu rollo hippie a regalar flores por los semáforos. Lo siento, pero los datos son los datos. Aún así, seguimos relacionando éxito con dinero o posición social. De cualquier forma, lo que vengo a contarte es que el camino del éxito que te han vendido no se corresponde con la realidad. Veamos algunos de los consejos más aceptados para tener éxito:

 

Sigue alcanzando metas. Lo importante es mantenerse en movimiento, marcarse objetivos, alcanzarlos y luego marcarse otros más lejanos en el futuro. No te pares no sea que te dé por pensar que te vas a morir un día, o darte cuenta de que cuando alcanzas un objetivo tu felicidad dura poco y enseguida necesitas marcarte otro más difícil, y así hasta el ictus. Lo mejor es estar siempre concentrado en un futuro utópico que te permita evadirte del presente.

 

Sin estrés no hay éxito. Tienes que parecer ocupado todo el tiempo, sobrepasado por la cantidad de tareas. Si tienes muchos correos, llamadas y reuniones y no tienes tiempo ni para darte un paseo es que vas por el buen camino. Si no te da un infarto, te deja tu pareja  y tu familia no te habla, el éxito llegará. ¿Cogerse vacaciones? Eso es de perdedores. Ni se te ocurra decir por ahí que te eres más feliz trabajando pocas horas y teniendo tiempo libre. Eso significaría que eres un vago y que no estás realmente implicado con cambiar el mundo con tu proyecto de construir robots que traigan cerveza de la nevera.

 

Persevera, esfuérzate, lucha por tus sueños. Mientras tú descansas, otros trabajan, así que lo mejor es no descansar, gastar hasta la última gota de sudor y sangre en ese proyecto. Intenta no vivir mucho al margen del trabajo. Tus hijos, amigos, pareja, padres, aficiones, etc. pueden esperar hasta que por fin lo consigas y llegues a ese lugar maravilloso que deseas. Lo malo es que igual no llegas porque ese lugar en realidad no existe, o llegas y tienes úlcera sangrante o tus hijos te odian, o tu pareja te abandona. O descubres que llegar no te hace tan feliz, pero bueno, no lo pienses mucho. El éxito todo lo compensa. Si tienes que llorar, llora a solas en tu habitación con las persianas bajadas.

 

Especialízate. Ni se te ocurra saber de muchas cosas. La gente con éxito real es aquella que se dedica exclusivamente a un campo y profundiza en él hasta el infinito. Luego dicen que los que realmente innovan en un campo habitualmente proceden de otros, o combinan los saberes de varios campos. Pero da igual, tú especialízate al máximo. Así podrás impresionar a la gente por la calle (recuerda que tu pareja y tu familia ya no te hablan) con tus conocimientos profundos sobre ese tema tan especial (los tornillos puede ser un tema maravilloso sobre el que especializarse).

 

Tienes que ser el número uno. Compite, el éxito solo le llega a los elegidos, deja atrás a tus rivales. Adelántate a ellos, protege tus ideas y proyectos y no los compartas, que te los roban. En la cima el espacio es reducido, saca los codos a pasear y aparta a los que se interpongan en tu camino. Construir un mundo mejor a costa de destruir a rivales suena bien.

 

Sigue así, que vas bien. Si por casualidad eres un maldito soñador y crees que la vida es otra cosa y te interesa otro camino, te recomiendo algunos consejos que, según las investigaciones, también pueden llevar al éxito sin tener que pagar con tu vida:

 

Vive (y trabaja) en el momento. En lugar de centrarte exclusivamente en el futuro y en las metas a alcanzar, trata de concentrarte en lo que estás haciendo. Es más productivo y le caerás mejor a la gente.

 

Intenta mantenerte calmado y realiza pocas tareas al día, bien hechas. Mantendrás tu energía en niveles adecuados que te permitirán rendir más, te recuperarás mejor de los contratiempos y tendrás menos estrés.

 

No hagas nada. (¿Cómoooooo??? ¿WTF??) Pues sí, intenta reservar tiempo para no hacer nada, o hacer cosas poco importantes, para divertirte y jugar. Serás más creativo a la hora de trabajar.

 

Trátate bien. Intenta ser amable contigo mismo en lugar de pasarte el día criticándote y sintiéndote culpable.

 

Sé solidario. En lugar de pensar en tí todo el tiempo, trata de ayudar a otros, interésate por ellos y sé afectuoso. A la gente le gustan las personas así (aunque estaría bien que lo hicieras desinteresadamente, no por ganar dinero, que se nota la diferencia).

 

Hagas lo que hagas, te deseo un camino brillante hacia el éxito. Habrá una diferencia dentro de cien años si lo consigues: tu tumba será monísima. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s