En estos últimos meses y años estamos observando cómo una minoría de personas con una agenda clara, está consiguiendo imponer su relato sobre acontecimientos tan graves como la pandemia de la COVID-19, u otros, a pesar de no contar con argumentos claros o técnicos que los avalen. La psicología mantiene evidencias de cómo funciona este proceso y los requisitos necesarios para que se den. 

La mayoría de las personas conocen el efecto de “conformidad al grupo”, es decir, la conducta mediante la cual una persona cambia su conducta para conformarse a la conducta o visión mayoritaria. Somo extremadamente propensos (mucho más de lo que creemos) a que nos ocurra. Ir en contra de la mayoría es difícil, y es la razón de que muchas personas de 30 años salgan los sábados por la noche aunque en el fondo quieran quedarse en el sofá.  Famoso es el experimento de Asch de conformidad (te recomiendo que si no lo conoces, leas sobre él), en el que un grupo de personas eran reunidas para decidir qué línea de las tres opciones (A, B o C) , era igual que un modelo que se les presentaba durante unas cuantas rondas: 

Imagen obtenida de Wikipedia

Obviamente, en este caso la línea igual era la opción “C”, sin embargo, la mayoría de los participantes del grupo (siete cómplices y un voluntario que no sabía nada) estaban confabulados para decir otra opción (por ejemplo, la “B”). El sujeto que no sabía nada y veía como el grupo contestaba otra opción durante varias rondas, tendía finalmente a estar “de acuerdo” con la mayoría, a pesar de que evidentemente sabía que estaba tomando una decisión equivocada. 

Pero ¿sólo existe influencia de la mayoría, o las minorías tienen algo que decir?

Es menos conocido el trabajo de otro psicólogo social, Serge Moscovici, centrado en el poder que poseen las minorías para generar cambios en el pensamiento mayoritario. La conclusión de estos trabajos es que, cumpliendo una serie de condiciones, una minoría puede generar una gran influencia sobre la conducta de la mayoría. Veamos cómo funciona.

“ Una minoría consistente puede tener una influencia significativa incluso cuando no es particularmente de gran alcance o de prestigio”

Serge Moscovici

El experimento original de Moscovici consistía en repetir el de Asch, aunque esta vez con colores (identificar qué color es igual a otro que se presentaba) en lugar de líneas. La principal diferencia es que en esta ocasión los sujetos cómplices del investigador eran sólo 2 frente a 4 que no estaban confabulados, por lo que los cómplices se encontraban en minoría. 

Todas las diapositivas eran de distintos tonos de azul, sin embargo los cómplices lo indicaban sistemáticamente como verde. En el grupo control, donde no existían cómplices que dijeran que eran verdes, el 100% de las personas dijeron que el 100% de las diapositivas eran azules.  

Pero ¿qué ocurrió en el grupo con una minoría que insistía en que aquello era verde?

El 32% de la mayoría del grupo consideró las diapositivas como verdes al menos una vez, a pesar de que eran claramente azules, simplemente porque los cómplices insistían en su respuesta de verde. Es más, el 8% de las veces, la mayoría del grupo consideró como verdes las diapositivas. 

La conclusión fue que una minoría confabulada era capaz de ejercer un alto grado de influencia en la mayoría. ¿Te suena? Esta técnica se utiliza en el mundo de la moda, en el activismo social, y, sobre todo últimamente, en la política.

Foto de Flecha creado por freepik – www.freepik.es

Requisitos para que la minoría ejerza influencia (seguro que algunos te suenan)

Este experimento ha sido replicado en multitud de ocasiones con resultados similares. Además, se han identificado qué factores son requisitos fundamentales para que aparezca este efecto:

1.LA MINORÍA TIENE QUE SER CONSISTENTE: La minoría sólo tenía un efecto importante cuando constantemente consideraban que las diapositivas eran verdes. Si contradecían su punto de vista en algún momento, su efecto bajaba al 1%. 

2. Para que las proposiciones minoritarias sean validadas, UNA MINORÍA DEBE CREAR UN CONFLICTO EN LA MAYORÍA, CAPAZ DE REDUCIR LA CONFIANZA QUE ÉSTA TIENE EN SU PROPIA POSICIÓN, para motivarla a que preste interés a las proposiciones minoritarias.

3. Cuando se niega la posición de la minoría por parte de la mayoría, paradójicamente aumenta la INFLUENCIA LATENTE de la minoría. Es decir, puede que muchas personas no manifiesten ser influenciadas por la minoría, pero lo están siendo. 

4. La validación de las posiciones minoritarias (y con ella su influencia) aumenta cuando EL SUJETO ESTÁ MOTIVADO A DAR UN JUICIO CORRECTO Y NO CONFÍA PARA ELLO EN HEURÍSTICOS COMO EL STATUS DE LA FUENTE.

Qué hacer para que tu minoría influya.

1º. NO CAMBIES DE OPINIÓN aunque las pruebas en contra de tu postura sean evidentes, o tu postura sea un engaño evidente. Mantén siempre el consenso entre los tuyos. Jamás critiques una opinión de un líder representativo del grupo.

2ª GENERA DUDAS CONSTANTES sobre los consensos y en la postura del otro, sobre todo en aquellos momentos en los que la situación sea de por sí ambigua, difícil y no existan soluciones sencillas.

3º CONSIGUE QUE LA MAYORÍA TRATE DE NEGAR TU POSICIÓN ACTIVAMENTE, que la critiquen públicamente o que la consideren reprochable. Debes generar polémica y marcar el debate. Paradójicamente, esto conseguirá un aumento del apoyo latente hacia tu postura.

4º MINA LA CONFIANZA EN LAS FUENTES CON ESTATUS. Trata de que las personas desconfíen de las fuentes que habitualmente se consideraban fiables, como los representantes públicos, los medios de comunicación, los científicos, etc. 

De esta manera, la posición minoritaria gana apoyos, aún cuando su postura sea inverosímil o carente de sentido claro. Además, la mayoría, en su intento de deslegitimar la postura minoritaria consigue darle visibilidad. Si a esto unimos que existen grupos de personas que no son capaces de acceder a información más relevante (porque se informan a través de medios poco fiables como whatsapp, sin poder verificar el contenido de los mensajes), nos encontramos con un efecto aún mayor de la estrategia. 

Imagen de cabecera: creado por yanalya – www.freepik.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s