Las emociones conforman nuestro mundo. Son lo que otorgan valencia a nuestras vidas. Son capaces de motivarte para lograr lo que quieres o hundirte. Todas ellas son necesarias, y desde hace años sabemos que, aprender a gestionarlas adecuadamente nos hace más felices, capaces y libres. Desde hace ya ocho años me dedico a formar a personas para que mejoren su Inteligencia Emocional y sean capaces de conseguir que otros lo hagan.

Desde la creación de la asignatura Educación para la Inteligencia Emocional y la Creatividad, he formado a miles de profesores de primaria y secundaria para conseguir aplicar este conocimiento con sus alumnos. Durante este tiempo, junto a mis compañeros hemos desarrollado una metodología que impacta de forma consistente tanto en profesores como en directivos, mandos intermedios y empleados en general.